lunes, 26 de febrero de 2018

Graciela Iturbide.

Nuestra Señora de las Iguanas.

Si algo tengo claro, es que cada día que pasa sé menos de esto de la fotografía. Ayer terminé un espectacular libro titulado Historia de las cámaras fotográficas. Una pieza indispensable en la biblioteca de cualquier fotógrafo y del que aprendí un montón sobre modelos y técnicas de todos los tiempos. Pero cuando llegué al capítulo dedicado a los modelos Hasellblad, enumeraban algunos de los galardonados con este prestigioso premio y me sorprendió un nombre que no reconocía entre tantos maestros: Graciela Iturbide.

Inmediatamente me metí en un buscador y apareció la increíble obra de una fotógrafa mexicana que desconocía por completo. Por desgracia hasta hace poco, la historia de la fotografía ha cometido importantes olvidos al enumerar la obra de los autores más destacados. Un error muy común al ignorar el trabajo de los fotógrafos de países no europeos o norteamericanos, así como a las compañeras fotógrafas.

La obra de Iturbide esta llena de influencias de las mejores corrientes fotográficas del siglo XX, que Gabriela utiliza para construir un lenguaje propio entre el realismo mágico y el surrealismo. Sin duda, una obra de gran calidad que merece la pena conocer y reconocer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario