Fontcuberta, la inteligencia fotográfica.



Hoy ha sido uno de esos días por los que te tiras dos años esperando a que llegue la Bienal. Y es que hemos tenido la suerte de volver a contar en Córdoba con Joan Fontcuberta. Un personaje único de las artes plásticas españolas y sin duda uno de los grandes agitadores intelectuales de la cultura visual en Europa. Yo tuve la suerte de conocerlo hace mucho mucho tiempo en una galaxia cultural muy lejana gracias a mi amigo José Carlos Nievas, con quien me embarque, en mi por entonces nueva Yamaha Special, para ir a a Sevilla a ver su exposición Fauna. Yo era un joven aún más ignorante de lo que lo soy ahora y claro el impacto de su obra fue brutal. 

Desde entonces, Joan no ha cesado de provocarnos con sus obsesiones, muy especialmente la mentira de la fotografía. En la actualidad es uno de los pocos creadores españoles que posee dos premios nacionales de las artes, uno en fotografía y otro en ensayo. Además, Fontcuberta es igualmente respetado y denostado tanto por los fotógrafos clásicos como por los denominados creadores contemporáneos, que por cierto de los dos bandos había esta noche en la abarrotada sala Vimcorsa.  

Pero para mi, más allá de su basta cultura y preparación, su gran valor es la de hacernos pensar de donde viene la fotografía y a donde va. Estaremos más o menos de acuerdo con sus postulados, pero esa reacción que su obra, sus textos o sus charlas propone nos obliga a pensar porqué estamos en esto de hacer fotos. Y cuando esto lo consigue con sencillez, un vocabulario muy accesible y encima sabiendo que es un rollo de TRI-X o un bote de Rodinal, me alegro una hartá de tener en nuestro país un intelectual de su talla.

Por cierto Joan, te he hecho caso y no he saturado más el universo de fotos con una de la conferencia, por lo que me he apropiado de una de tus fotos. Ya sabes solo por aquello de reciclar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ladis, centenario de un fotoperiodista

En busca de la foto más antigua de Córdoba.