miércoles, 17 de junio de 2015

CDB2014

Dice el refranero popular que más vale tarde que nunca. En esta ocasión llegan mis fotos favoritas del 2014 con casi 6 meses de retraso. Esta costumbre me viene de lejos, cuando en los tiempos del blanco y negro copiaba lo mejor del año para conservarlo en unas carpetas que imitaban un libro y que por supuesto aún conservo. Sin duda, es una forma de repasar lo realizado y analizar fallos y aciertos, o simplemente mirar un puñado de imágenes que me hagan olvidar tantas fotos perdidas o fallidas.

En esta edición abundan lo cofrade, la fotografía de arquitectura y los conciertos. Espero que os guste.

martes, 16 de junio de 2015

Como hemos cambiado.

El menda lerenda en el antiguo laboratorio del Diario. 

Hace un par de meses José Luis Arranz compañero de Procono televisión colgó en una red social un vídeo promocional de Diario Córdoba emitido y realizado por esta televisión local y que había recuperado de su archivo. En mi casa, en el Diario, nos volvimos locos reviviendo en esas imágenes como éramos y como trabajábamos allá por 1991. Hace unos días José Luis me paso una copia y no me he podido resistir a compartirlo en el blog. 

Eran unos tiempos en los que, además de tener todavía pelo, hacía ya 6 años que la redacción se había informatizado, pero el diseño aún se hacía con tipómetro y las fotos eran en blanco y negro con la maravillosa Tri-X de Kodak que revelábamos en los laboratorios del periódico. Las de agencia nos llegaban por telefoto, una impresora que convertía una señal vía satélite en copias fotográfica de escasa calidad en papel térmico. La reproducción de las imágenes pasaba por un sistema offset, los pdf aún no se usaban, y cuando buscabas una foto tenías que ir andando hasta la habitación del archivo y buscar y buscar en el sobre correspondiente.

La canción dice que todo tiempo pasado fue mejor, yo creo que cada época hay que vivirla y tiene aspectos positivos y otros mejorables, algunos por suerte han mejorado mucho como el deshuso de los calcetines blancos con ropa oscura. 

Así se hacía Diario Córdoba en 1991.

viernes, 12 de junio de 2015

PA-TA-TA


No, hoy no os voy a pedir que sonriáis para haceros una foto, hoy traigo la programación del festival fotográfico más personal de toda Andalucía el PA-TA-TA de Granada, que echa a andar este próximo lunes 15 de junio. Este evento, que llega ya a su sexta edición, se caracteriza por clara apuesta por fotógrafos nuevos, o como se dice ahora emergentes. Así como, por sacar sus actividades a las calles granadinas, que son tomadas por propuestas fotográficas de todo tipo en proyecciones y en sus conocidos itinerarios fotográficos guiados.
Por todo ello, este festival siempre es una sorpresa en la que descubrir nuevas propuestas y talentos de la fotografía, aunque sin duda en esta edición cabe destacar el ciclo de cine que dedican al gran maestro Robert Frank al que dedican esta hermosa frase en su web:


Robert Frank ha estado a lo largo de seis décadas mirando a los otros a través de su cámara, fotográfica y cinematográfica, buscando una relación directa entre fotógrafo y fotografiado, para demostrar que fotografiar a los demás es la mejor forma de mirarse a sí mismo

... mírame a los ojos.

martes, 2 de junio de 2015

Mezquita y Catedral

Un año más he sobrevivido al durísimo mes de mayo en Córdoba y este aún más insuperable con la coincidencia de las elecciones municipales. Unos comicios que han traído un nuevo panorama político al gobierno local, que ya veremos como se configura y sea cual sea el color del consistorio ojalá que traiga buenas noticias para los ciudadanos.

Aunque no suelo hablar de política pura en el blog, he tenido muchas ganas de hacer un post dando caña a algunos arribistas de la cultura local que estos días anda abrazando farolas para pillar cacho. Pero de momento no tengo muchas ganas de hacer más amigos y hoy os dejo una pequeña selección de mis últimas instantáneas sobre mi proyecto sobre la Mezquita que he ido publicando en Intagram.  















miércoles, 20 de mayo de 2015

Invitación. Memoria fotográfica 5 Antonio Cabello.

Este jueves 21 llega el último capítulo de esta temporada de la serie de entrevistas documentales Memoria fotográfica. Como siempre estáis todos invitados a la presentación, que de nuevo será en la sede de Afoco en la C/ Alcalde de la Cruz Ceballos, 7 a las 20:30. En esta ocasión y coincidiendo con la inauguración de su exposición cambiamos un poco el formato con un sólo fotógrafo, el editor de la revista Arte Fotográfico Antonio Cabello. 

No obstante, para los que no puedan acudir por aquí lo dejo también.



sábado, 16 de mayo de 2015

Grandeza.


A lo largo de los años y gracias a mi trabajo he tenido la suerte de conocer a grandes personajes de la política, la cultura o el deporte. Bien es cierto que no soy mitómano, pero cuando los tratas, que no conocerlos, muchos te defraudan por sus aires de grandeza, su egolatría o simplemente por su mala educación. Cuando no es así y el personaje además de una personalidad es una gran persona te desarmas y das gracias por poder fotografiar gente GRANDE.

El mundo de la fotografía creo que es aún peor, ya que los egos parecen que los repartan con la cámara y cualquiera que ha hecho cuatro fotos se cree un Willian Klein o un Robert Frank. Eso si, sin tener ni puta idea de quién son. Sin embargo, hoy he tenido la suerte de conocer a un@ de l@s más grandes fotograf@s de todos los tiempos de este país. Se trata de mi admirada Cristina García Rodero, quien ha venido a un visionado de portafolios de la Bienal. Por desgracia, por el trabajo sólo he podido compartir dos horas de su maestría y conocimientos de toda una vida dedicada al mundo de la fotografía. Pero con un minuto me ha bastado para reconocer que su menudo cuerpo, además de albergar a una grandísima fotógrafa, contiene a una gran persona. Sencilla, cercana, humilde, generosa, didáctica, asequible y abierta. Un lujo para los 12 fotógrafos que hemos acudido al visionado, a los que nos ha orientado con nuestros trabajos, nos ha firmado libros y no ha faltado la sesión de selfies con la más encantadora de las sonrisas. 

Desde hoy puedo afirmar que grandeza se escribe se con G de García Rodero.


martes, 28 de abril de 2015

Julio Muñoz

Hace tiempo que tenía olvidada esta pequeña sección en la que traigo el trabajo de un compañero del fotoperiodismo andaluz, hoy Julio Muñoz. Se trata de un jóven veterano de la profesión que lleva más de 25 años trabajando en Sevilla para la agencia Efe. Julio ha ganado el premio Andalucía de periodismo, sus fotos han aparecido en medios de todo el mundo y ha cubierto importantes eventos como varios mundiales de fútbol o las olimpiadas de Pekín. Sus fotos son más fáciles de ver en periódicos que en la web, así que os he recopilado algunas de sus imágenes.





















sábado, 18 de abril de 2015

Mi tesoro.


Hoy os traigo tres de mis últimas adquisiciones de mi colección de fotografía antigua. Por un lado esta preciosidad de albúmina titulada: Córdoba Puerta exterior de la Mezquita. Una copia que atribuyen a la parisina casa Levy y que si fuera así, estaría fechada en 1888, año en el que esta confirmada la visita de un fotógrafo de la compañía francesa en España. La fotografía muestra una procesión, creo que por su iconografía podría ser las Palmas del Domingo de Ramos. Como veréis se aprecia la salida del antiguo hospital y hospicio de San Jacinto, actual Palacio de Congresos, en la calle Torrijos. Se trata de una auténtica rareza, ya que apenas se han conservado imágenes de las procesiones cordobesas y son escasísimas. Además de bastante tardías, siendo en su mayoría de los años 20 del siglo XX. 

Es una tragedia que nadie, salvo la honrosa excepción del Archivo Municipal en las dos últimas décadas, se haya preocupado en esta ciudad por conservar el patrimonio fotográfico. Los primeros desinteresados los fotógrafos y sus familias que han tirado archivos enteros a la basura, pero igualmente todo tipo de instituciones públicas y privadas.  

Estas otras dos estereoscópicas del interior de la Mezquita, tan aparentemente anodinas, son un prodigio técnico. Se trata de las dos fotos del interior del templo cordobés más antiguas que conozco. Están fechadas en 1857 la primera que es de la parisina compañía Gaudin y realizadas por Eugene Sevaistre. Mientras que la segunda está realizada por el francés afincado en Sevilla Luis León Masson un año después. 

Para que os hagáis una idea de lo que era hacer por entonces fotos en un sitio con tan poca luz y equipos y emulsiones tan primitivas como el colodión húmedo, en 1892, más de 30 años después y ya con emulsiones al gelatino bromuro, el fotógrafo jienense-cordobés Tomás Molina contaba que colocaba la cámara y se iba a dormir la siesta a su casa hasta que la exposición finalizaba. Fotógrafos del nivel del galés Charles Clifford no lo consiguió hasta 1862 y con una acabado mediocre. Por cierto que la vista de la ciudad de Clifford que salió a subasta hace unos días finalmente se ha vendido por 2.700 €, un poco más que estas pequeñas albúminas que por su pequeño formato y mayor difusión apenas han llegado a los 25€.

En fin fotografía de otros tiempos y tan distinta, para que luego nos quejemos de nuestras cámaras porque nos dan ruido a más de 1600 ISO.





sábado, 11 de abril de 2015

Una opinión, sólo una opinión sobre la Bienal 2015.


Hoy os dejo el artículo de opinión que he realizado en mi Diario sobre la Bienal 2015.
Es un milagro que la Bienal Internacional de Fotografía de Córdoba se mantenga una edición más. Mucho ha cambiado Córdoba y aún más la fotografía española desde aquel lejano 1985. Han sido muchos los avatares y los altibajos del festival cordobés en estos 30 años de historia viva, que la han convertido en el evento fotográfico más longevo del panorama nacional.
En esta edición, aunque hay algunos cambios, como la falta de un comisario de la misma, el modelo de Bienal es muy similar al de la anterior edición. Es decir, parafraseando la célebre cita de la transición, la Bienal ofrece café para todos, bueno fotografía para casi todo tipo de gustos en un certamen que homenajea el 175 aniversario de la invención de fotografía. La sección oficial ofrece propuestas que van desde el fotoperiodismo de nuestro premio nacional de fotografía Gervasio Sánchez, al documentalismo del universal fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, pasando por la fotografía histórica con la colección Fernández Rivero del siglo XIX, la experiencia de los mejores autores nacionales con el Polaroid gigante del CAF y por supuesto la imagen contemporánea con las muestras de Dionisio González y la vídeo instalación de Kimsooja.
Una opción creo que acertada. Porque una ciudad como Córdoba, con su tamaño medio y su limitada disponibilidad presupuestaria, debe ofrecer en este festival una propuesta de indudable calidad, como en esta edición, y con una oferta variada que contente a todo tipo de gustos y públicos. No entiendo a algunas voces que, aunque muy minoritarias y muy estridentes, plantean la desaparición de la Bienal para convertirla en un evento de arte contemporáneo o de reflexión de la imagen. Unas voces a las que no se les ocurrirá solicitar idéntica suerte para un festival tan similar en estructura, que no en medios, muestras y repercusión, como el PhotoEspaña de Madrid.
Si los grupos de arte contemporáneo de la ciudad desean un evento para mostrar esta tendencia es algo lícito. Pero que trabajen y luchen por conseguir su propio espacio, una idea que será bienvenida y muy enriquecedora para Córdoba. Mientras, que dejen a la Bienal tranquila, ya que esta tiene su identidad muy definida y hasta en su propio nombre no engaña a nadie y deja muy claro lo que es, un festival de fotografía, que por cierto en sus últimas ediciones ha sido muy generoso acogiendo a todo tipo de propuestas y en esta no sólo continúan presentes las muestras contemporáneas, si no que son abrumadoramente mayoritarias.
No obstante, esta 14 Bienal sigue padeciendo tres problemas crónicos que con muy poco se podrían superar. Por un lado la endémica falta de preparación del festival que se programa apenas en unos meses antes de su inauguración. Es necesario que la 15 edición de la Bienal se comience a planificar al día siguiente de la clausura de este año. Es la única forma de conseguir las mejores exposiciones a un precio razonable. Y claro marcar una fecha definitiva para fijar el evento en el calendario cultural de la ciudad. Ambas cuestiones permitirían a la Bienal convertirse en referente del panorama nacional.
La falta de difusión es la segunda pata de la que cojea el festival. En pleno siglo XXI no se puede abrir la web de la Bienal una semana antes de su inauguración porque hay que esperar a que el alcalde o alcaldesa de turno la presenten en rueda de prensa. Hay que superar estos tics de una vez por todas. Un evento de estas características tiene que difundirse al menos dos meses antes por todo el globo, que para eso están las redes sociales. Aunque los organizadores de este año no sepan que existen y que además de ser una poderosa herramienta de difusión es gratuita. En estos tiempo de crisis también hay que rentabilizar la cultura o al menos hacerla que reporte parte de lo invertido. No olvidemos que la Bienal es el más importante festival fotográfico andaluz y que si se promociona bien en sus dos meses de duración puede aportar muchas visitas a la industria turística de la ciudad y aumentar la oferta cultural a los visitantes.
Por último, la Bienal necesita al igual que los otros dos grandes eventos culturales de la ciudad, el Festival de la Guitarra y Cosmopoética, su institucionalización definitiva y que la alternancia política en el Ayuntamiento no afecte a su organización por falta de interés, presupuesto u otros condicionantes que afectan con mucha facilidad al festival a tratarse de un evento que no es anual. Además sería indicado que todas las instituciones cordobesas participen de algún modo en la Bienal, como casi ocurre este año, en el que sólo se vuelve a echar de menos por segunda edición consecutiva a la Diputación Provincial.
En cuanto a la programación de este año hay bastantes novedades, todas ellas positivas. La más destacada sacar a la calle la Bienal en este caso con la muestra de Salgado en el bulevar del Gran Capitán, todo un acierto que ha hecho que muchísimos más cordobeses participen y conozcan el festival con la obra de un autor de gran calidad y muy asequible al gran público.
Las actividades complementarias de este año también han ayudado a esta popularización de la Bienal y su salida a la calle con la organización del Rally fotográfico propuesto por el colectivo EnVilo.Otra propuesta novedosa de esta edición ha sido la actividad Un fotógrafo en tu mesa, en la que diversos fotógrafos han tenido la oportunidad de mostrar sus portafolios a reputados profesionales de la fotografía como Gervasio Sánchez, Cristina García Rodero, Juan Manuel Castro Prieto, Rafael Roa o Pablo Juliá.
En resumen: una edición muy completa en lo artístico que sigue necesitando más compromiso institucional y un uso más racional de los medios humanos y económicos para crecer aún más.

lunes, 6 de abril de 2015

Córdoba hace 150 años.




Bueno, casi 153 años tiene este libro de Luis Maraver y Alfaro titulado La Corte en Córdoba y esta es una copia conservada en la Biblioteca Municipal de Córdoba. Un ejemplar manuscrito y único, porque incorpora el reportaje fotográfico realizado por el fotógrafo cordobés José García Córdoba con motivo de la visita real de Isabel II a la ciudad en el año 1862. Hace unas semanas se me ocurrió grabarlo en vídeo para disfrute del personal y gracias a la generosa ayuda de la Biblioteca Municipal de Córdoba aquí lo tenéis.

El libro posee dos ediciones, una de imprenta sin imágenes y esta manuscrita a la que se le insertaron las copias orinales de época. Aunque en el libro no aparece referencia de su autor, el Archivo Municipal de Córdoba conserva otro conjunto de imágenes idénticas del reportaje que han llegado a nuestros días catalogadas como obra del fotógrafo cordobés.

El reportaje es un gran valor histórico ya que se trata del más antiguo y más completo conservado en la ciudad. Las fotografías no sólo muestran típicas vistas de la ciudad monumental, si no también los agasajos ofrecidos a la reina como el arco del triunfo efímero de Puerta Nueva o distintas vistas de la feria que se realizó en su honor.

Técnicamente es un trabajo que se caracteriza por estar realizado con la técnica del colodión húmedo. A pesar de las limitaciones de esta emulsión, García Córdoba consigue captar numerosos personajes en sus tomas. No obstante, no consigue fotografiar interiores oscuros como los de la Mezquita Catedral, que está representada con una fotografía de un grabado.

Quizá desde nuestra perspectiva actual, tanto por su gran calidad como por su condición de introductor de la tarjeta de visita en la ciudad, podríamos considerar como abanderado de la generación de la “carte de visite portrait” a José García Córdoba, famoso retratista, pintor y profesor de la Escuela de Bellas Artes de Córdoba. Su galería se encontraba en la calle del Silencio 15, esquina a plaza de las Doblas, hoy conocida como calle del conde de Torres Cabrera.