viernes, 20 de enero de 2017

Francisco Montilla, primer fotoperiodista cordobés.


1911 Montilla. El Vivillo en la cárcel de Córdoba.

Hoy quería aprovechar los nuevos datos que he conseguido recientemente de varios fotógrafos cordobeses para rendir homenaje a uno de los pioneros de la fotografía de prensa cordobesa, Francisco José Montilla Tirado (Rute 1876 - Córdoba ¿?). Montilla se inicia como retratista en los últimos años del siglo XIX y muy pronto se granjeó una reputada fama de retratista en su céntrica galería de la calle PlataPero sin duda este profesional ha pasado a la historia de la fotografía local y andaluza por ser el primer fotoperiodista cordobés. Una distinción que corrobora su intensa dedicación a la misma durante más de tres décadas. Y eso en un periodo en el que en Córdoba no había ningún periódico gráfico, aunque Francisco ya colaboraba en 1903 con la prestigiosa revista gráfica nacional Nuevo Mundo y un año después era corresponsal del primer diario ilustrado español, El Gráfico. Además en 1905 se convierte en el fotógrafo en la provincia del grupo Prensa Española (ABC y Blanco y Negro) para el que trabajó durante 20 años.

Hablamos de unos tiempos en los que la profesión no existía y Montilla junto a sus colegas dieron forma al primer fotoperiodismo español. Técnicamente estos reporteros trabajaban aún con cámaras de cajón, trípode y el peligroso flash de magnesio. Unos medios muy limitados que condicionaron durante décadas la estética de sus imágenes, estáticas y carentes de acción. Las temáticas más habituales eran la fotografía de sucesos, la taurina y los eventos sociales. También hay que valorar como en estos años Montilla, corresponsal de una provincia modesta, conseguía publicar hasta un par de fotos al mes, una cifra que en el mes festivo mes de Mayo podía hasta triplicar. 


Además, Francisco fue un fotógrafo de gran calidad técnica que lo mismo trabajaba las instantáneas de prensa con su cámara de cajón, que realizaba colecciones de postales, dominaba la primera técnica comercial en color, el autocromo, la realización de reproducciones de obras de arte y por supuesto era uno de los retratistas más aristocráticos de la ciudad, ya que era el fotógrafo preferido del rey Alfonso XIII durante sus numerosas visitas a la provincia. 


Una profesionalidad que supo trasmitir a su hijastro José Ariza Hidalgo (Cuevas 1892- ¿?), que colaborará en los medios locales como el diario la Voz en la década de 1920, y a su hija Rosalía Montilla Hidalgo (Córdoba 1900 - Córdoba ¿1986?), una de las grandes retratistas cordobesas. 


1911 Montilla. Mitin de Pablo Iglesias en el coso de los Tejares.

1923 Montilla. Alfonso XIII y Primo de Rivera de cacería en Moratalla.

1923 Montilla. Bando ley marcial dictadura Primo de Rivera en la plaza de Cánovas, hoy de la Tendillas.

1930 Montilla. Entierro de Julio Romero de Torre en la calle San Fernando.

1930 Montilla. Niceto Alcalá Zamora inaugura e museo Julio Romero de Torres.

1932 Montilla. Fiesta de fin de año en el Centro Filarmónico Eduardo Lucena.

domingo, 8 de enero de 2017

Los Pedroches: Uno de los mejores cielos de Europa.

Antes de nada desearos un feliz año 2017. Este nuevo ciclo lo comienzo en el blog con una selección de fotos de los cielos de Los Pedroches. Esta comarca norteña de la provincia de Córdoba, donde además de tener el mejor jamón ibérico de España, desde este verano poseen la certificación Starlight como uno de los mejores cielos de Europa para la observación astronómica y claro, también para fotografiarlos.

Aunque no es mi especialidad, he aprovechado estos días de descanso con la familia para sacar la cámara y captar estos maravillosos cielos sin contaminación lumínica. No han sido los días más favorables para ello, ya que más de una noche estaba a 0º y la luna la he pillado demasiado creciente. Pero bueno para un segundo intento en el tema no estoy descontento y me anima a volver a intentarlo a partir de febrero cuando la zona más luminosa de la Vía Láctea esté visible.  












viernes, 30 de diciembre de 2016

30 Años de cultura.



En estos últimos días del año se están celebrando en Córdoba el 30 aniversario del centro cultural más importante de la ciudad, el Gran Teatro. Este centenario coliseo se recuperó de la piqueta para la provincia hace 30 años, creándose un teatro público de categoría.

Desde entonces sobre sus tablas han pasado algunos de los mejores artistas de disciplinas tan diversas como el teatro, las variedades, la danza o todo tipo 
de músicas, desde el rock a la opera. Una vida llena de cultura para la ciudad y que he podido compartir gracias a mi trabajo e incluso, en ocasiones, de disfrutar.

Imágenes y recuerdos que en los últimos meses he podido rememorar con la coordinación de dos publicaciones, que se han realizado sobre la historia del Teatro con imágenes de muchos compañeros del Diario. Este tipo de libros, no solo permiten recopilar una parte de tu historia fotográfica, sino también ser consciente de lo afortunado que soy por tener esta profesión, en la que sin más pretensión que fotografiar tú ciudad, cuando echas las mirada atrás, ves como has sido uno de sus cronistas fotográficos.





viernes, 9 de diciembre de 2016

El Centro de Creación Contemporánea de Córdoba




Llevo un par de semanas dándole largas pero no lo puedo evitar y una vez más voy a hacer amigos con el blog. Y es quiero reflexionar sobre el ya largo historial de polémicas del edificio conocido como C4. Apenas hace unas semanas se anunció que el centro por fin iba a echar a andar como centro de creación contemporánea y además como nueva sede de la Filmoteca de Andalucía. Una noticia que provocó la enésima polémica del proyecto y protestas entre los cinéfilos cordobeses por la posible pérdida del espacio de la Filmoteca en la Judería. Aunque increíblemente para sorpresa de muchos, el lobby de artistas cordobeses no dijo ni mu. Sin estar aún inaugurado, este edificio acumula un largo rosario de problemas y polémicas que voy a intentar resumir para los que les interese o simplemente para aquellos que tienen mala memoria. 

Todo empezó allá por un ya lejano 2003, cuando el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, prometió la construcción de un gran contenedor cultural como apoyo de la Junta al proyecto cordobés de Capital Cultural de Europa en 2016. La institución andaluza convocó un concurso de ideas internacional que ganaron los arquitectos Sobejano y Nieto, iniciándose las obras en 2009 y finalizándose el edificio en 2013, aunque su urbanización se demoró dos años más por las pugnas entre Ayuntamiento y Consejería.

En cuanto a su uso nunca estuvo muy claro. La propuesta del hoy expresidente de la Junta era la de un gran contenedor cultural. Una definición ambigua pero que fue muy bien recibida ya que Córdoba no contaba con un gran espacio expositivo de ningún tipo. Durante su construcción se lanzaron diferentes ideas, desde un sector de la ciudad capitaneado por la Universidad de Córdoba se propuso comprar la colección de arte de Pilar Citoler para ubicarla en este espacio. Unos años antes, a esta prestigiosa coleccionista zaragozana se le había dedicado un importante premio de fotografía contemporánea en la ciudad y se le organizó una macro exposición con su colección. Esta necesito de cinco salas cordobesas. Pero un grupo de artistas, que antes habían valorado mucho esta colección, presionó lo indecible para que esta idea no se materializara, ya que el C4 tenía que ser un espacio únicamente para la creación contemporánea e incluso se desprestigió públicamente la calidad de esta colección.

En mi modesta opinión, es cierto que la colección Citoler es irregular, aunque lo había sido siempre, pero su precio era asequible, se habló de un millón de euros. Además nos venía muy bien ya que la provincia no posee ningún museo con obra contemporánea de nivel y ni que decir tiene que hubiera sido una importante primera piedra para crear con una colección más ambiciosa. Pero no, el ahora Centro de Creación Contemporánea de Andalucía, ese increíble edificio de más de 18 millones de euros, sólo podía ser dedicado para la creación. Algo muy interesante, pero que digo yo que se podía haber ubicado en una nave industrial a un precio muchísimo más asequible. Bueno con la pérdida de la Capitalidad no pudo ser, ni en el C4 ni en ningún otro sitio, y perdimos la colección, que podía haber ocupado una parte del espacio como colección permanente. La Citoler voló a Zaragoza, donde si la valoraron. Ya se sabe, los cordobeses somos más exquisitos que los maños.

Desde entonces, el grupo de presión de artistas ganó la partida y su uso quedó definido. Pero la vacas flacas y un fallido concurso para elegir a su director ha generado una importante y carísima patata caliente a la Junta de Andalucía que no ha podido abrir aún este maravilloso edificio. Pero los creadores cordobeses ya están contentos, porque aunque les hayan colado la Filmoteca, la semana pasada se anunció que ya tienen lo que querían, un proyecto creativo para desarrollar en su cacho de C4. 

Aunque eso si, los cordobeses, que somos los lo vamos a pagar con nuestros impuestos, aún no sabemos cuanto nos va a costar y que es lo que vamos a tener a cambio. Algo que al menos a mi, un modesto fotógrafo sin ambiciones sobre este espacio, me parece un auténtico disparate. En fin el tiempo dirá, pero como esto del arte es cosa de cuatro locos al final na de na.




domingo, 20 de noviembre de 2016

Laura León, XXXI Premio Andalucía de Periodismo.



Sé que no debería ser noticia, pero esta semana lo es doblemente el fallo del Premio Andalucía de Periodismo, ya que por primera vez en 31 años ha recaído en una mujer, Laura León. No voy a volver ha aburriros con mis ideas sobre la igualdad entre hombres y mujeres, pero si que tengo que reconocer mi inmensa ignorancia al desconocer el trabajo de esta compañera sevillana que gracias a este premio acabo de descubrir.

El trabajo del fotoperiodista, fotógrafo o fotógrafa, siempre ha sido muy duro, pero hoy día creo que aún más. Como en tantas profesiones, la de reportero gráfico ha estado copada tradicionalmente, aunque con importantes excepciones, por hombres. Hoy las cosas han cambiado mucho y cualquier mujer puede elegir trabajar en la profesión que desee, aunque creo que ellas, y el que no lo reconozca es que está ciego, lo tienen más difícil. Es la sencilla realidad de nuestra sociedad. Puede sonar a discurso político, pero estos reconocimientos a compañeras son muy necesarios para normalizar la profesión.

Por lo que he podido apreciar en la web de Laura su trabajo es de una gran calidad. En ella alterna trabajos personales cercanos a cierto conceptualismo con el reportaje social más actual. Pero no nos equivoquemos, también en su biografía veo los mismo problemas de tantos compañeros hombres que ante la falta de estabilidad profesional han tenido que emigrar para poder sobrevivir de la profesión que aman. Y también vislumbro unos intereses y una visión propia de nuestro tiempo y de nuestra sociedad que es común en muchos profesionales del fotoperiodismo. Porque en las profundidades o en la superficie, hombres y mujeres, fotógrafas y fotógrafos, no somos tan diferentes, somos personas que intentamos encontrar nuestro camino en esta carretera que es la vida.

Felicidades Laura.


  

jueves, 3 de noviembre de 2016

José Widen, pionero de la fotografía cordobesa.

1857 José Widen, fotografía iluminada. Retrato de una señora. Museo del Prado, Madrid.


En Córdoba, muchos consideramos como padre de la fotografía local al retratista cordobés J. Albors. Pero por desgracia son muy pocos los datos que conocemos de este autor. Del que si hemos logrado una mayor información es del que podríamos considerar como segundo autor local por su prolongada estancia en la ciudad, José Widen. De este fotógrafo ya publiqué numerosa y novedosa información en 2007 en el libro La Mezquita de Plata, fotografías y fotógrafos cordobeses 1839-1939. Pero en esta entrada he querido recopilar los principales datos existentes del fotógrafo, tanto míos como de otros autores, así como la importante información biográfica obtenida este verano en los padrones municipales de Córdoba.

José Widen nace en 1826(1) en Wellnitz, en la actual República Checa(2). Aparece en España en 1850 como miniaturista y fotógrafo en la ciudad de Valencia bajo el nombre de Jose Wieden(3). Apellido que modifica por una versión más fácil de pronunciar, Widen. En la capital valenciana se casa, tiene un hijo y monta estudio junto al fotógrafo local Juan José Barreda en la plaza de la Constitución, 8. Una sociedad que apenas dura unos meses ya que en julio de 1850 el fotógrafo ya se anuncia en solitario en la prensa local. 



















1854 José Widen. Daguerrotipos. Colección Yáñez Polo.



En 1854 tras varios viajes por la geografía nacional entre Madrid, Cádiz y Santa Cruz de Tenerife, llega el 7 Junio de 1854 a Córdoba (4), donde se instalará durante una década. Aquí creará una de las galerías de retrato más prestigiosas de la ciudad. Widen es uno de los primeros fotógrafos colodionistas de Córdoba, aunque José todavía realiza daguerrotipos, a partir de doce reales. Su nivel técnico era muy elevado, pues dominaba los más diversos procesos al colodión, como el elitista ivorotipo (fotografía al colodión sobre marfil), la celoidina (colodión sobre papel) o el recién patentado ambrotipo (James Ambrose Cutting, Boston 1854). 




















1858 Ca. José Widen. Tarjeta de visita a la albúmina. Colección particular.


Sólo unos meses después de instalarse en las callejas del Portillo 11, José traslada su estudio a la calle Munda 8, donde dispone de un gran estudio en el que incluso cuenta con una habitación para que sus clientes puedan cambiarse de vestuario para los retratos. Además, Widen amplía su gama de servicios fotográficos, con trabajos que van de la miniatura para joyas al iluminado de sus retratos, así como la popular tarjeta de visita y acabados en marcos y petacas. Una emulsión, el colodión húmedo, para la que ya es indiferente que el día esté nublado para realizar una toma correctamente. No obstante, parece que Widen no era sólo retratista y ocasionalmente sacaba su cámara a la calle, como aparece en una información del Diario de Córdoba, que elogiaba una bella fotografía de la Custodia de Arfe tomada en la calle Pedregosa, hoy Blanco Belmonte, durante la procesión del Corpus de 1859. Ya a finales de la década de 1850, Widen se establece en la calle Comedias o del Baño, hoy Velázquez Bosco, donde reconocía unos ingresos anuales de 900 reales y donde también nacerá su hija. Este domicilio, junto a la Mezquita Catedral, nos reafirma en lo extraño que es que José no trabajara la fotografía de vistas o monumental en una ciudad del patrimonio histórico de Córdoba. 

A partir de 1865 perdemos la pista de José en Córdoba, ubicación que recuperan los investigadores jienenses Isidoro Lara Martín-Portugués y Emilio L. Lara Portugués, quienes o ubican en 1868 en la bella localidad de Baeza(5), donde continua trabajando los retratos en formato tarjeta de visita. No conociéndose más noticias del autor a partir de 1870.

















1865 Ca. José Widen. Tarjeta de visita. Colección particular.





En la actualidad, José Widen es un autor muy valorado por los especialistas a nivel nacional, aunque su obra conocida es escasa y se encuentra muy dispersa entre coleccionistas privados y algunas piezas conservadas en el Museo del Prado y el Instituto del Patrimonio Histórico Español.

Bibliografía:
1. Padrones municipales de Córdoba.
2. Eloy Martínez Lanzas en http://colecciondeminiaturas.blogspot.com.es/2011/03/miniaturistas-y-fotografos.html
3. José Huguet Chanzá en Historia de la fotografía valenciana.
4. Antonio Jesús González en La Mezquita de plata, un siglo de fotografías y fotógrafos cordobeses, 1839-1939.
5. Isidoro Lara Martín-Portugués y Emilio L. Lara Portugués en La memoria sepia. Historia de la fotografía jiennense desde los orígenes hasta 1920.

lunes, 24 de octubre de 2016

Paco Puentes



Hace tiempo que no volvía a esta miniseccción del blog y quizás en un día tan lluvioso como hoy sea un buen plan para disfrutar secos, los que podáis, de buenas fotos.  Paco Puentes es un fotoperiodista cordobés afincado hace ya años en Sevilla pero que sigue muy ligado a nuestra ciudad, donde se formó en la Escuela de Artes y Oficios. Ha trabajado en importantes medios sevillanos como El Correo de Andalucía o Estadio Deportivo y en la actualidad colabora con el diario El País y la Agencia Efe. Además, Paco ganó el premio Andalucía de periodismo en el año 2012. Aunque, su trabajo, como el tantos fotoperiodistas de la actualidad, se mueve entre la imagen fija y el vídeo, medio que realiza con mucho gusto. A lo que hay que sumar una interesante obra personal que se mueve entre lo onírico y una estética contemporánea. En definitiva un fotógrafo que sabe mirar para mostrar una imagen propia.

Bueno, no me enrollo más, si queréis disfrutar de un buen rato viendo fotos os dejo los enlaces a su web y a sus galerías gráficas de El País.






martes, 4 de octubre de 2016

18.000 € por la Leica de Korda que inmortalizó al Che.

























Hace no mucho tiempo leí que la fotografía más reproducida del mundo era la icónica foto

del Che Guevara que realizara el fotógrafo cubano Alberto Díaz Korda. Hoy un coleccionista privado ha pagado en una subasta online 18.000 € por la Leica que uso para realizarla. Sin duda, esto de la fotografía se está empezando a convertir en un negocio para algunos, batiéndose cifras record casi cada año para la fotografía más cara, 6,5 millones de dólares para el australiano Peter Let, los 720.000 € por la cámara diseñada por Daguerre o ya a nivel local los más modestos 3.000 de la foto de Clifford o los 6.000 por la de Cartier Bresson.

Pero recalco lo de algunos, porque quien le iba a decir al pobre Korda que su Leica iba a costar 3 millones de las antiguas pesetas, cuando estuvo exponiendo en Córdoba en la Bienal de 1991. Si no me falla la memoria, vendía a 5.000 pts. copias originales de la foto del Che. Mañana todos los informativos hablaran del dinero por el que se ha vendido, pero de lo que seguro no hablarán es de la lucha del fotógrafo durante toda su vida por los derechos y la dignidad de su trabajo.

Así que, oficialmente el capitalismo ha declarado a la fotografía objeto de especulación. 
Si el Che levantara la cabeza lo mismo no se hubiera dejado fotografiar.